sábado, agosto 30, 2014

Embriágate hermano mío, con todos los perfumes, musicas y colores.
Da tus caricias a todas las mujeres.
Recuerda que la vida es breve y que pronto
volverás a hundirte en la tierra como el agua del Zemzem y Selsebil.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXXXVIII.

jueves, agosto 28, 2014

En el vértigo de la vida sólo son felices
los que presumen de sabios y los que no tratan de educarse.
Me incliné sobre los todos los secretos del cosmos
y retorné a la soledad envidiando a los ciegos que hallé por el camino.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXXXI.

martes, agosto 26, 2014

 Escucho decir que los amantes del vino serán condenados.
No existen verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes.
Si quienes aman el vino y el amor van al infierno,
vacío tiene que estar el paraíso.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXIX.

lunes, agosto 25, 2014

La vida huye cual rápida caravana.
Detén tu corcel y procura ser feliz,
joven doncella: ¿por qué estás triste?
escancia un poco de vino. Lucen ya los primeros signos de la noche.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXVIII.

sábado, agosto 23, 2014

No tengo miedo a la muerte.
Prefiero este hecho ineluctable al que me impusieron el día que nací.
¿Qué es la vida?
Un bien que yo no elegí y que devolveré con indiferencia.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXVII.

jueves, agosto 21, 2014

Los mediocres y los orgullosos establecen diferencias
entre el cuerpo y el alma.
Yo sólo puedo afirmar esto:
el vino destruye nuestro miedo y nos da la quietud perfecta.

Omar Khayyám, Rubáiyát LXV.

martes, agosto 19, 2014

Siéntate y bebe:
gozarás de la felicidad que Mamhud no conoció. Escucharás los armónicos laúdes de los amantes: son los verdaderos salmos de David.
No te abismes en el pasado ni te angusties por el futuro.
Que tu pensamiento no vaya más allá de lo presente. He aquí el secreto de la paz. 
 
Omar Khayyám, Rubáiyát LXIV.

domingo, agosto 17, 2014

Mi nacimiento no trajo ningún bien al mundo.
Mi muerte no disminuirá ni su esplendor ni su grandeza.
Nadie pudo jamás explicarme para qué he venido,
ni por qué he vendo ni por qué me iré.
 
Omar Khayyám, Rubáiyát LIX.

viernes, agosto 15, 2014

Los rertóricos y los sabios silenciosos murieron sin poder entender
sobre las custiones del ser y del no ser. ¿Qué nos importa ser ignorantes?
Sigamos saboreando el zumo del racimo
y dejemos a estos grandes personajes consolarse con las pasas.

Omar Khayyám, Rubáiyát LVIII.

miércoles, agosto 13, 2014

Escucha lo que la sabiduría te repite día trás día:
la vida es breve.
En nada eres semejante a las plantas
que retoñan luego de podadas.

Omar Khayyám, Rubáiyát LVII.

lunes, agosto 11, 2014

La vida continúa. ¿Qué queda de Balk y de Bagdad?
El menor toque es fatal para la rosa demasiado vivaz.
Bebe vino y contempla la luna; trata si puedes,
de evocar las muertas civilizaciones que alumbró en su apogeo.

Omar Khayyám, Rubáiyát LVI.

sábado, agosto 09, 2014

Un jardín, una cimbreante doncella, un cántaro de vino,
mideseo y mi amargura:
He aquí mi paraíso y mi infierno.
Pero, ¿quién ha recorrido el cielo y el infierno?

Omar Khayyám, Rubáiyát LIV.

jueves, agosto 07, 2014

¡Actúa con prudencia viajero!
Peligroso es el camino que transitas y afilada la daga del destino.
No te hartes con las almendras dulces.
Contienen veneno.

Omar Khayyám, Rubáiyát LIII.

martes, agosto 05, 2014

Si sembraste en tu corazón la semilla del amor,
no fue inútil tu vida.
Tampoco si intentaste escuchar la voz de tu dios.
Y menos aún, si con sonrisa ligera ofrendaste al placer tu cáliz.

Omar Khayyám, Rubáiyát LII.

domingo, agosto 03, 2014

Acaso brotan de los labios muertos de una mujer
las raíces del narciso tembloroso al borde del arroyo.
¡Roza con leve pie el césped que hunden tus pasos!
Quizá nació de las cenizas de hermosos rostros donde triunfo el brillo de rojos tulipanes.

Omar Khayyám, Rubáiyát XLIX.

viernes, agosto 01, 2014

¡Bebe vino!
Largo será el tiempo que habrás de dormir
bajo tierra sin compañía de mujer y sin amigo.
Oye este secreto: los tulipanes secos no resucitan.

Omar Khayyám, Rubáiyát XLIV.