lunes, julio 20, 2015

Regresando a casa

[…]
Pálido reflejo a su vez de
la vista de una ciudad que
descansa, se mueve sobre el río
abajo, y que nos hace sentir que
no somos extranjeros:

estamos tal vez, sólo regresando a casa.
Publicar un comentario